sábado, 30 de enero de 2010

Resumen Gomorra (Roberto Saviano)


El silencio absoluto se pasea entre las calles del puerto de Nápoles. Todo funciona con precisión y casi pareciera que los movimientos de las personas están calculados y cronometrados para llevarse a cabo sin ningún contratiempo. Los muelles están pintados con muchísimos contenedores multicolores y el puerto entero está rodeado por torres de mercancía que podrían tener la extensión de ciudades enteras. Aunque el puerto pareciera un lugar silencioso, por aquí pasan cantidades inimaginables de mercancía provenientes de China. El espacio que disponen es de 1.336.000 metros cuadrados; 950 metros de muelles y 30.000 metros cuadrados exteriores. Sin embargo, todo fluye con un orden impecable. La clave es la velocidad, porque mientras lo que en otros lugares se hace en una hora, en Nápoles se consigue en un minuto. Los productos que pasan por el puerto provienen de distintas localidades; el 60% de la mercancía escapa a la inspección de aduanas. El trabajo parecía simple: hacer desaparecer los productos, o en otras palabras, no permitir que la autoridad interviniera. El escondrijo principal: garajes que se comunicaban unos con otros, abarrotados de mercancías y abrumados por un calor húmedo e insoportable.

La Camorra es una organización criminal de la región de Nápoles en Italia. Un entramado económico que se va expandiendo día con día. "El Sistema" como se le conoce verdaderamente, está compuesto por diversas familias o alianzas que se unen para negocios específicos. Estos negocios van acompañados de actividades delictivas y violentas como el contrabando, el robo, el chantaje, el asesinato y el tráfico ilegal de drogas y otros productos. Según datos de la Agencia de Aduanas, el 50% de las tiendas de Nápoles son propiedad de los camorristas.

La Camorra cuenta con diversos negocios (tanto ilegales como legales) que se están encargando de monopolizar todas las empresas en Italia y sus alrededores. Uno de los más importantes es el de la industria textil. Los camorristas se encargan de reproducir con exactitud las piezas más esperadas y costosas de la industria de la moda. El resultado final resulta ser igual al de las piezas originales. La mafia trae a los chinos a Nápoles para que aprendan los mejores métodos de falsificación da calzado, vestido y otra indumentaria italiana, la cual, como es de esperar, llega luego a los mercados americanos para ser vendida a precios altos.

Otro de los negocios importantes de la Camorra es la distribución de droga; este sistema incluye a vendedores de cocaína, heroína y otros narcóticos, y el proceso se hace de tal manera que lo único que le interesa a los camorristas es la venta. No importa cómo ni a quién. Los camorristas incluso antes de vender las drogas, las prueban con drogadictos. Si la calidad no es buena, mueren. Se preocupan por proteger no solo a los vendedores, sino a los mismos compradores, para que sigan consumiendo y comprando con total seguridad.

El negocio de la construcción también esta siendo monopolizado por esta mafia, quienes se apoderaron por completo de los recursos importantes como el ladrillo y el cemento. Según datos oficiales, solo en la región sur están registradas 517 empresas de construcción (eso considerando que esta región es territorio de organizaciones delictivas).

Además de esto, la Camorra ejerce la práctica de recoger y enterrar los deshechos tóxicos de las industrias por toda la región. Esto ha afectado directamente a una gran cantidad de agricultores, que acaban con enfermedades graves y por si fuera poco, sin empleo.

El Sistema ha llegado a expandirse tanto por diversas razones. Los jefes de los clanes, los trabajadores y los demás mafiosos han pasado a formar parte de las autoridades, los políticos, los bancos y los policías. La ventaja de la Camorra, es que los mafiosos, en vez de posicionarse contra el Estado, actúan a través del mismo. En cuanto al Estado se trata, no se preocupan por intimidarlos o amenazarlos; se preocupan por crear acuerdos bilaterales de conveniencia. Esa es la palabra clave: la conveniencia.

La Camorra napolitana se ha encargado de sembrar temor. No son sólo los negocios lo que importa, ellos se esmeran en hacer lo que sea por dinero y reconocimiento. Italia está sumergida bajo la influencia de esta mafia responsable de miles de muertes atroces y violentas, que incluyen a mujeres y niños inocentes. Los camorristas matan, extorsionan, persiguen. Es una guerra constante que no tiene fin. Son tan afectados los involucrados, como los familiares de los mismos, los amigos, los amigos de los amigos, y los que no tienen nada que ver con el asunto pero que resultaron estando en el lugar incorrecto en el momento incorrecto.


El papel de los niños es importante para este Sistema. Los pequeños crecen en medio de este ambiente violento y establecen como prioridad ser parte de la Camorra. Muchos de ellos pasan a formar parte de este Sistema e incluso tienen un papel activo en la adquisición de entradas económicas. Algunos se encargan de vender drogas, por ser pequeños, tienen disponibilidad de tiempo y no se ven sospechosos. Otros sueñas con tener un "hierro" como le llaman al arma de fuego, y la mayoría están tan acostumbrados a ver cadáveres en las calles, que prefieren formar parte de esos respetados mafiosos, a tener que ser de los que viven con miedo, escondidos. 9000 niños abandonan el sistema escolar cada año; se adentran en las mafias, y cambian el rumbo de sus vidas por 2400 euros al mes (en comparación a 250 que ganarían en un trabajo "normal").

Mientras esta guerra interna toma lugar, los camorristas están a cargo incluso de lo que ocurre después de jalar el gatillo. Si la víctima no muere, los médicos no pueden intentar rescatar a la persona porque lo más seguro es que los mafiosos regresen a matarlo de una vez por todas.

El Sistema está compuesto por personas inmunes al dolor y al sufrimiento. Trabajan para un sistema capitalista de explotación, ganancias de algunos y de pocos, un sistema financiero nocivo y un creciente mercado que cada vez se expande más. Lo tienen todo controlado.

Algunos de los clanes importantes de Italia que pueden mencionarse son la Camorra Napolitana, la mafia Siliciana y la N'drangueta Calabresa. Sin embargo, son los camorristas los que han alcanzado mayor poderío económico al punto que no sabe distinguirse si esta prosperidad se le atribuye a operaciones comerciales, o si es producto de la sangre y las atrocidades.

El clan Di Lauro, constantemente en el libro, es prácticamente un ejército bien formado con el equipo suficiente para sembrar temor, ganar guerras, y alcanzar lo que pareacían los límites. Paolo Di Lauro (actualmente encarcelado) dejó el clan a cargo de su hijo Cosimo, quien se encargó de iniciar una de las guerras más terribles de los últimos años.
Otras familias mencionadas son los Casalesi, los Nouvoletta y los Schiavone.

Esta guerra por el poder no acaba y las víctimas crecen en número. Según el libro en la página 135, la Camorra ha asesinado desde 1980 a más de 3600 personas. Y la cuenta sigue...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada